Importante:

Todas las fotografías que aparecen en este blog están realizadas por mí (con la excepción de las que aparecen en la sección "Las fotos de mis amigos"), y ¡NO ESTÁN PROTEGIDAS POR NADA NI POR NADIE! (como el resto de mí persona).

Hace tiempo que mis derechos se torcieron y a estas alturas de mi vida no es momento de ponerse a enderezarlos. Si uno (o sea yo), cree que toda propiedad es un robo (no confundir con el derecho de uso), siendo consecuente con esa creencia digo que puedes descargarlas, reproducirlas, modificarlas, matarlas y asesinarlas (las imágenes), y hacer lo que te venga en gana con ellas, sin necesitar permiso ni consentimiento alguno para hacerlo.

Agradecería que se me citara como autor, por aquello de abonar el poco ego que todavía me queda, pero si decides no hacerlo no temas amenaza, persecución, ni represalia por mi parte. J.E.

lunes, 6 de abril de 2015

LA CASA DE LAS MUÑECAS


5 comentarios:

  1. Menuda colección! Tras los barrotes de la ventana parecen asomarse, demandando la libertad.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo había pensado, pero es cierto, esta foto también podría titularse… "La cárcel de las muñecas" jejeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Los muñecos, con esa luz tan bien buscada que has utilizado, producen, al menos a mi, cierta inquietud. Por si acaso mejor dejarlos detrás de los barrotes no sea el diablo...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Bien mirado los muñecos tienen esa dualidad, por un lado pueden producirnos sentimiento de ternura, pero por otro de miedo, depende del contexto en que se presenten y este la verdad es que da un poco de yuyu.

    Un abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar
  4. Wauuu!!.. Un tanto terrorífica,pero muy en la linea de las que me gustan.. Un abrazo y Salud ;-)

    ResponderEliminar